DEA salvavidas en centro deportivo


Cada año, más de 2 millones de personas en el mundo mueren de paradas cardíacas súbitas. Muchos de estos incidentes ocurren en instalaciones deportivas donde la gente hace ejercicio. El factor más importante en la supervivencia de las víctimas que sufren una parada cardíaca súbita es el período de tiempo que pasa hasta que reciben una descarga eléctrica con un DEA. Los desfibriladores externos automáticos (DEA) se crearon específicamente para proporcionar una desfibrilación temprana fuera de los hospitales. Un estudio reciente revela cómo instalar estos dispositivos en instalaciones deportivas podría incrementar significativamente las tasas de supervivencia.

La American Heart Association (AHA) y el Consejo Europeo de Resucitación recomiendan una respuesta mediante desfibrilación en los primeros 5 minutos para incidentes que se producen fuera de hospitales, y de 3 minutos para aquellos que se producen dentro de hospitales. Actualmente, el tiempo de respuesta del paro cardíaco súbito a la primera desfibrilación eléctrica varía de forma importante, con tasas de supervivencia fuera de hospital que promedian sólo el 5%.

Cada minuto extra que pasa entre el colapso y la desfibrilación reduce las probabilidades de supervivencia entre un 7% y un 10% si no se administra una RCP. Incluso aplicando una RCP, la disminución en las tasas de supervivencia siguen estando entre un 3% y un 4% por minuto. La RCP alarga el periodo de tiempo durante el que se puede utilizar la desfibrilación; sin embargo, es improbable que la RCP por sí sólo sirva para salvar al paciente.

El último estudio se centra en la región italiana de Piacenza donde, desde 1990, un sistema médico de emergencia coordina las emergencias médicas, incluyendo los paros cardíacos súbitos realizados fuera de hospitales.

En 1999 se creó el Piacenza Progetto Vita (PPV) para permitir una desfibrilación rápida. El PPV promueve la instalación de DEA en centros deportivos e instalaciones de ejercicio. Desde 1999, se han instalado cerca de 725 DEA en la región, con 207 (28,5%) ubicados en centros deportivos amateur.

Los investigadores han recopilado datos de 26 casos de paro cardíaco súbito que se produjeron en centros deportivos o instalaciones similares desde 1999. Un DEA se encontraba presente en 15 casos (58%) y el tiempo de conexión promedio fue de tan sólo 5 minutos. Como se preveía, la presencia de DEA instalados en instalaciones deportivas redujo el tiempo de conexión. El estudio reveló que el contar con un DEA aumentó las tasas de supervivencia (un 93% en DEA frente al 9% en instalaciones no equipadas).

Este estudio concluyó que la presencia de DEA está asociada con una supervivencia neurológicamente intacta después de un paro cardíaco súbito relacionado con el deporte. Por lo tanto, los autores del estudio recomiendan enfáticamente la implantación de DEA en centros deportivos y de fitness.

Aprende más sobre cómo

Pongase en contacto con nosotros para obtener información adicional acerca de cómo nuestros DEA pueden salvar vidas en todo tipo de entornos e industrias.

Posted on October 15, 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *